Niños

Cuando un niño o un joven no es capaz de alcanzar el nivel de rendimiento medio esperado para su edad y nivel pedagógico, estamos hablando de fracaso escolar.

El fracaso escolar no sólo depende del colegio, sino que los padres son en gran medida responsables de numerosos valores y hábitos que el niño adquiere durante el aprendizaje y para ayudarle deben abordar el problema de forma positiva.

La adolescencia es una etapa de transición de la niñez a la edad adulta, llena de cambios físicos y psicológicos. A menudo pueden surgir  problemas que necesitan del asesoramiento profesional de un psicólogo.

El proceso es muy similar al que se desarrolla con los adultos, sólo que debemos tener en cuenta las particularidades propias de la etapa evolutiva por la que atraviesan y adaptarnos a su edad y nivel intelectual.

A lo largo de su crecimiento, los niños se ven obligados a afrontar situaciones difíciles y novedosas que no siempre están adaptadas a sus necesidades evolutivas, la llegada de un hermanito, el comienzo de las clases, las primeras amistades e incluso la adquisición del lenguaje, podrían desencadenar algún problema conductual en el niño.

La psicología infantil se encarga de estudiar el comportamiento del niño desde su nacimiento hasta su adolescencia, pasando por distintas etapas, como su desarrollo físico, motor, cognitivo y emocional.

Debido al ritmo de vida que llevamos en la actualidad o cuando tenemos que volver a trabajar tras una baja maternal o con la llegada de las vacaciones escolares, nos surge la necesidad de contratar a una persona para que cuide a los más pequeños de la casa. Es una decisión muy importante tener que confiar en otra persona el cuidado de nuestros hijos.

El fracaso académico de nuestros hijos es una de las mayores preocupaciones que tenemos como padres. Sin embargo es algo que puede suceder y no siempre es consecuencia de un problema cognitivo o emocional.  Se ha demostrado que una de las principales causas del fracaso escolar es que los alumnos no saben estudiar.

¿Quién no ha tenido dificultades con las matemáticas en el colegio? ¿Quién no se ha planteado reforzar su inglés? ¿Cuántas personas necesitan por temas laborales mejorar su nivel informático? Si estás en alguno de estos casos, Interdomicilio es la opción que estás buscando.

Porque sabemos que son lo más importante y que queremos lo mejor para ellos, Interdomicilio cuenta con una amplia gama de servicios destinados a los más pequeños de la casa, servicio puntual de canguro, acompañamiento y recogida del colegio, profesores particulares a domicilio, psicólogo a domicilio, etc.

Las jornadas laborales de hoy requieren que muchos padres trabajen en turnos que comienzan o terminan después de la hora de apertura y cierre de la mayoría de los centros o programas de cuidado de niños. Los padres necesitan de servicios para el cuidado de sus hijos durante sus horas de trabajo, sean cuales sean éstas. Para algunos padres, la solución a este problema consiste en trabajar turnos alternos.
Llama gratis
Contáctenos