Consejos del hogar

Si un adjetivo calificativo merecen las tareas del hogar, este es, sin duda alguna, desagradecidas. Y es que, muchos de nosotros sentimos que el valioso tiempo que invertimos en ellas se va al traste en los primeros minutos en los que volvemos a nuestra rutina; que si comemos algo en el salón tras haber pasado la mopa y las miguillas vuelven a florecer, que si nos duchamos, tras haber retirado la cal y haber limpiado la mampara, que si hacemos la comida y la vitro se vuelve a llenar de especias, aceite y grasa, (o aún peor que si llueve tras haber limpiado los cristales).

Las múltiples ventajas que ofrece el congelador nos ayudan a seguir el ritmo tan ajetreado del día a día. Puede ayudarnos a mantener un guiso exquisito de nuestra madre, conservar comidas más características de otras estaciones, etc. Pero sobre todo, facilitarnos en ocasiones puntuales un menú rápido y saludable cuando estamos muy ocupados y no hemos tenido tiempo para cocinar.

Hasta hace unos años, la llegada del verano suponía la reducción drástica de la factura de la luz. Pero con el calentamiento global, el aumento generalizado de las temperaturas, y el aterrizaje masivo del aire acondicionado, este balance ha cambiado de manera significativa. Aunque de esto no solo tiene la culpa el mayor calor que azota el sur de Europa, sino también algunos malos hábitos que evitan que la reducción del gasto energético en verano sea el que esperáramos en muchas ocasiones.
Llama gratis
Contáctenos