Mi primer día con empleada del hogar

Mi primer día con empleada del hogar

empresas de limpiezaLa relación con la empleada del hogar no es nada susceptible de ser obviado en el desarrollo del día a día. Contar con una empleada del hogar es algo por lo que muchas familias optan en su objetivo por dedicar su tiempo libre a los niños, por incompatibilidad laboral y por otras muchas razones, entre las que no podemos dejar de considerar la comodidad que ello proporciona.

Si bien te contábamos las muchas y variadas razones por las que contratar un servicio de limpieza, en el proceso de decisión de contar con este apoyo en la realización de las tareas del hogar es muy esencial tener en cuenta la importancia de la relación con la empleada del hogar; una relación que va a venir altamente influenciada por nuestra selección de la empleada y por la fijación de las bases de comportamiento desde el primer día.

El fracaso de tener una empleada del hogar suele venir dado por la falta de comunicación entre ambas partes y esto, es algo que es fácil de evitar. Dejando a un lado el proceso de selección y centrándonos en el primer día con la empleada del hogar, hoy en Interdomicilio te proporcionamos 5 útiles consejos para que la relación con la empleada del hogar sea la óptima.

5 consejos para la mejor relación con tu empleada del hogar

1.       Haz de guía  los primeros días. La relación con tu empleada del hogar nace el día en el que la persona acude a tu hogar a realizar su trabajo. Como “primeriza” que es esta persona y como propietario del hogar que tú eres, es necesario marcar unas pautas de actuación; debes explicarle qué trabajos deseas que realice, con qué productos y de qué manera en caso de que requieras especialmente dicho modus operandi.Si no marcas este guión, la empleada difícilmente hará las cosas como deseas; nadie puede leerte la mente.
2.       Evita juzgar a la primera de cambio. Existe un periodo de adaptación a cada hogar según la petición del empleador que el servicio doméstico debe experimentar, periodo en el que su productividad no será precisamente la óptima, pero que debemos de comprender.
3.       No al rol del inspector. En relación con el punto anterior, es necesario tener en cuenta que cada persona posee unas habilidades concretas para cada tarea y es posible que lo que a una persona le lleva un par de horas, otra despache el trabajo en media hora menos. A cambio, este tiempo podría ser recompensado con mayor efectividad en otras tareas. Si esto sucede, no es recomendable imponer ningún tiempo mínimo ni máximo a la realización de las tareas si deseas que la empleada la desarrolle de manera óptima y sobre todo, evita las reprimendas.
4.       Evalúa. En lugar de regañar, es mejor evaluar. Una vez por semana, una vez por mes o cuando consideres oportuno, puede ser ventajoso “sentarse” con la empleada y comentar las cosas que pueden mejorar así como felicitarle por las cosas que verdaderamente ha hecho de manera eficiente y bien. Una crítica constructiva, cala más que un enfado.
5.       Da a cambio de lo que pides.  Finalmente, materializa su esfuerzo en una actitud agradable y en gratitud. Respeta los descansos de la empleada al igual que ella respeta tu intimidad y tu especial forma de trabajar.

 

¿A pesar de todo te gustaría contar con un asesor del hogar para tratar los temas acerca de tu empleada del hogar? ¿Te gustaría además desentenderte de realizar facturas, regular a la empleada y buscar a una sustituta en vacaciones? En Interdomicilio tenemos lo que estás buscando porque además, contamos con una amplia bolsa de trabajadoras reguladas y con Seguro de Responsabilidad Civil, con experiencia contrastada que han sido seleccionadas tras exhaustivos procesos.

Solicita información sin compromiso y descubre todo lo que Interdomicilio puede ofrecerte en cuestiones de servicio doméstico.

 

Contactar

No Comments

Post A Comment

5 + quince =

Llama ahora
Contáctenos