5 pasos para una limpieza 10 de los radiadores

5 pasos para una limpieza 10 de los radiadores

Los radiadores son un foco de concentración de polvo y suciedad, dado que están llenos de recovecos, si nos referimos a los que suelen ser de hierro fundido.

Si hasta el momento te ha parecido complicado limpiar esta parte de la casa o no habías abordado su limpieza en profundidad, ¡has dado con el artículo que estabas buscando!

¿Qué materiales necesito para limpiar los radiadores de la casa?

Estos son los materiales que, seguro, vas a necesitar en la limpieza de tus radiadores (aunque en el próximo punto propondremos otros materiales adicionales que pueden ayudar a desincrustar la suciedad):

  • Papel de periódico
  • Plumero
  • Aspirador o pistola de aire
  • 2 bayetas
  • Palo de fregona/escoba
  • Cubo con agua y jabón

 

5 pasos para limpiar los radiadores de hierro fundido

Antes de comenzar, asegúrate de que los radiadores estén apagados y fríos cuando vayas a proceder a realizar la limpieza. Además, con el objetivo de evitar manchar otras superficies, recomendamos colocar papel de periódico en el suelo, y si se desea, también se puede poner en la pared que da la zona interior del radiador, para que esta no se manche. Ahora sí:

  1. Para retirar el polvo superficial, utilizaremos el aspirador. Si disponemos de boquilla pequeña, iremos introduciéndola entre las ranuras, con el objetivo de retirar también el polvo de la zona del interior.
  2. Después, introduciremos el plumero en las ranuras con un movimiento vertical, de arriba abajo, repetitivo, por cada ranura. Pasaremos también el plumero por la parte de la pared adjunta al radiador.
  3. Viene la parte más complicada, especialmente si hace tiempo que no se realiza la limpieza del interior, ya que nos encontraremos con suciedad acumulada. Para ello, crearemos nuestro propio utensilio. Sujetamos una bayeta con cinta adhesiva a un palo de escoba o fregona, y humedecemos la bayeta en el cubo con la solución jabonosa.
  4. Introducimos el palo con la bayeta por las diferentes rendijas y por la parte trasera del radiador. Como sustituto a este artilugio DIY (Do It Yourself), también podemos utilizar un limpia biberones con un mango largo. Cuando finalicemos, limpiaremos también la parte exterior del radiador
  5. Repetimos el proceso con otra bayeta seca. El objetivo es evitar que se el material se oxide. Si encuentras manchas de óxido, utiliza un estropajo metálico suave humedecido en aguarrás y posteriormente, sécalo con un trapo.
  6. Para un resultado óptimo, utiliza un cepillo de dientes en desuso para eliminar la suciedad de las pequeñas esquinas o recovecos.

Finalmente, recuerda que para un adecuado mantenimiento de los radiadores, debes purgarlos. Como mínimo, se recomienda hacerlo una vez al año. De esta manera, obtendrás la temperatura deseada y ahorrarás energía. Conoce más trucos acerca de cómo ahorrar calefacción en inverno.

No Comments

Post A Comment

4 × tres =

Llama gratis
Contáctenos