Riesgos y prevenciones con la higiene doméstica (II).

Riesgos y prevenciones con la higiene doméstica (II).

"El primer encuentro con la canguro"Tal y como os adelantamos ayer, hoy os presentamos algunos consejos para prevenir enfermedades y reducir la presencia de elementos bacterianos en nuestro hogar.

  • El primer consejo más fácil y útil es lavarse las manos con agua y jabón, puesto que exponemos cada superficie que tocamos a sus gérmenes. Es importante no solo lavase la palma, sino también el dorso, las zonas que están entre los dedos, incluso la muñeca.
  • Es aconsejable pasar la aspiradora al menos una vez por semana en toda la casa y quitar el polvo de los muebles con una bayeta húmeda para evitar ácaros.
  • Mantener en perfectas condiciones de higiene todas las superficies de la cocina. Limpiar con regularidad el fregadero, el escurreplatos y las superficies y objetos que se utilizan para cocinar. También es importante mantener la basura y los desechos lejos del lugar dónde solemos cocinar.

  • Cambiar y limpiar adecuadamente elementos de limpieza como los paños de cocina, estropajos y las bayetas.
  • Ventilar las habitaciones al menos diez minutos de manera que se renueve el aire del interior y se reduzca la concentración de contaminantes. De nada sirve limpiar a fondo si no hay una circulación adecuada del aire. Esta medida deberemos restringirla a horarios tempranos en primavera si los habitantes están expuestos a alergias al polen. Recuerda que habitaciones también son considerados los baños y cocina, de hecho, estos deben especialmente ventiladas debido a su continua humedad.
  • Es imprescindible mantener pulcras las zonas húmedas del baño, desinfectándolas regularmente. Recuerda que la bañera, el lavabo y los aseos son zonas húmedas dónde más fácilmente puede proliferar moho y otras bacterias.
  • Bajar la tapa del inodoro antes de tirar de la cisterna para evitar pulverizar los gérmenes en el baño.
  •  Mantener secos los objetos utilizados para la limpieza corporal como las toallas, además de las tapicerías, sofás, alfombras permanezcan secos.
  • La ropa de cama debe ser cambiada periódicamente puesto que es escenario de multitud de sustancias que terminan siendo nocivas como las lágrimas, las proyecciones de la tos y los estornudos, y escamas de piel que perdemos todas las noches.
  •  El armario debe estar siempre ventilado, ya que es uno de los lugares favoritos de los hongos.
  • Si posee equipo de aire acondicionado, debe cambiar el filtro, pues ahí suelen acumularse bacterias y nunca bloquear las entradas.

 

Contactar

No Comments

Post A Comment

Diez + Diez =

Llama ahora
Contáctenos