Necesidades físicas y psicológicas de los niños durante la pandemia

necesidades-psicologicas-de los ninos-pandemia

La pandemia mundial que estamos sufriendo por el Covid-19, no solo ha afectado a la salud física y economía de la población mundial, también ha sido y es un causante del malestar psicológico.

Concretamente, uno de los grupos de la población más vulnerables a la crisis psicológica que puede causar la situación del Covid-19 son los niños y adolescentes. Ellos, han perdido sus rutinas de un día para otro, y el contacto con familiares y amigos, entre otras cosas. Además esto les provoca sentir más soledad, perder más la concentración, y ser más vulnerables a los cambios y opiniones.

¿Cómo les está afectando el COVID-19?

Los niños no son los mismos después del confinamiento, porque la realidad que conocieron sigue sin ser la que tienen hoy en día. Sus relaciones interpersonales son mucho más reducidas, no pueden tener contacto físico, temen cometer errores que le lleven a contagiarse y contagiar a sus familiares.

El distanciamiento social está causando una reducción del contacto táctil – digital generando lo que han denominado “hambre de piel”, que provoca consecuencias a nivel psicológico e inmunológico (más estrés, alteraciones del sueño, más debilidad en el sistema inmune, …).

Para los más pequeños, la mascarilla ha supuesto un hándicap aun mayor, que basan su lenguaje en el lenguaje no verbal (gestos, sonrisa, etc.).

¿Cómo detectar esos cambios?

Está situación hace que los padres o personas al cargo de los pequeños puedan ver comportamientos diferentes que les preocupen. A continuación, os detallamos algunos comportamientos propios que provoca la presión psicológica del Covid-19.

  • ninos-con-cuidadoraPueden tener conductas de cuando eran más pequeños (rabietas, mojar la cama, miedo a la oscuridad, …)
  • Pueden estar más tristes, ansiosos, desobedientes, peleones o querer comer más.
  • Pueden mostrar más problema al relacionarse con otras personas adultas o niños, mostrarse más vergonzosos por el uso de mascarillas y el número reducido de contactos que tienen hoy en día.
  • Pasar demasiado tiempo con la tecnología, disminuyendo sus actividades o quedadas en la calle.
  • Pueden estar muy quisquillosos con las pautas de limpieza que todos debéis seguir para evitar contagio, entre otras.

Debemos enfrentarnos a esta situación de forma conjunta toda la familia, intentar resaltar los puntos positivos de la pandemia en nuestras vidas (más tiempo en familia), recordar que es un sufrimiento generalizado y que todos estamos teniendo días peores que antes de la pandemia. Es decir, conseguir una mentalidad positiva y de superación compartida por toda la familia, dándoos apoyo unos a otros.

Sin comentarios

Escribe un comentario

uno × 3 =

Llama gratis
Contáctenos