Para los profesionales en el cuidado de personas mayores o dependientes es indispensable saber cómo ejecutar su trabajo, no sólo para garantizar un cuidado de calidad a las personas mayores, si no por su propio bienestar físico y del cual depende su empleo.

Si un cuidador de mayores se lesiona pone en riesgo su salud y sus capacidades para atender adecuadamente a las personas dependientes a las que atiende, Por ello, es imprescindible que todas aquellas personas que realicen este tipo de trabajos (movilidad a personas mayores, aseo, desplazamientos, etc.)

Lesiones que debes detectar para poder prevenir un daño mayor

Los cuidadores de personas mayores o dependientes suelen realizar actividades rutinarias, repetitivas y que conllevan manipular el cuerpo de la persona dependiente. Esto supone cargar con peso y realizar ejercicios musculares complejos.

Hay ocasiones en las que no aparece la lesión hasta pasados varios días o semanas, por ello se debe prestar especial atención en ciertos síntomas que puedan avisarnos de movimientos o posturas que se están realizando incorrectamente y están afectando a nuestro bienestar corporal.

Síntomas comunes en cuidadores:

  • Dolores y problemas de espalda.
  • Contracturas musculares.
  • Esguinces.
  • Entumecimiento u hormigueo.
  • Dolores en brazos y/o articulaciones.
  • Hinchazón.
  • Hematomas o roturas debido a una caída.
  • Lesiones por movimientos repetitivos.
  • Luxaciones.
  • Hernias.
  • Lumbalgia.

¿Cómo puedes prevenir estas lesiones?

A continuación, aparecerán algunos tips, que, aunque parecen obvios, son muy útiles para evitar lesiones. Además, es muy sencillo adaptarlos a tu rutina de trabajo.

  • Como consejos básicos os recomendamos evitar la repetición constante de movimientos y disminuir el esfuerzo realizado. ¿Cómo puedes disminuirlo? Fijándote antes de realizar alguna actividad qué esfuerzo o trabajo muscular te supone y cómo puedes hacerlo para que sea el menos posible.
  • Otro punto muy importante es ser capaz de distribuir el peso que debes cargar de manera adecuada. Un punto muy útil para esto y para las movilizaciones es saber cómo colocar a la persona que cuidas para que te sea a ti más sencillo hacer todos los movimientos y cargas.
  • Además, mantenerte en forma, cuidar ciertas zonas, como la espalda y las lumbares, así como conocer las técnicas para realizar movilizaciones, serán de gran utilidad para realizar tu trabajo y no lesionar tu cuerpo.

Comparte esta noticia

También te puede interesar:

2 Comentarios. Dejar nuevo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.
Tienes que aprobar los términos para continuar

19 − diecisiete =

¿Necesitas más información sobre nuestros servicios? Rellena este formulario y contactaremos contigo para informarte y facilitarte un presupuesto

    ¿Dónde necesitas el servicio? *

    ¿En qué podemos ayudarte?

    Si quieres trabajar con nosotros registrate en nuestro portal de empleo

    Contacta Ahora