Problemas más comunes en nuestros pies.

Problemas más comunes en nuestros pies.

pies bebeLos pies conforman, junto con la nariz y las orejas uno de los órganos que no dejan de crecer en toda nuestra vida. Además, los pies son una de las partes de nuestro cuerpo que se muestran más susceptibles a sufrir patologías desde que somos pequeños: su cuidado es vital para desarrollar una adecuada evolución, evitar malformaciones y enfermedades. Aunque a veces, el desarrollo de hábitos saludables no impide por completo que estemos exentos de sufrir dolores y otros problemas en nuestras extremidades inferiores.

A continuación describimos una serie de las patologías más comunes que podemos encontrar:

–          Juanetes. Es uno de los problemas más frecuentes y se basa en el abultamiento pronunciado del pulgar principalmente aunque también puede darse en el dedo meñique. Pueden ser heredados o generados por llevar un calzado inadecuado y demasiado ajustado.

–          Callos. Los callos son una acumulación de células muertas conglomeradas que surge como consecuencia de la constante presión y fricción a las que son sometidos nuestros pies. Se genera como un mecanismo de defensa y se debe a la utilización de calzado estrecho.

–          Verrugas plantares. Son similares a los callos y se reproducen en las plantas de los pies, por ello, aunque son iguales que las verrugas que proliferan en otras partes de nuestro cuerpo, estas nacen hacia dentro. Son extremadamente difíciles de tratar.

–          Pies planos. Consiste en la desaparición de la bóveda de forma parcial o total de la bóveda plantar de forma que el pie no se apoya sobre los tres puntos necesarios (antepié, calcáneo y margen extremo) sino sobre toda la planta. Es una patología que se desarrolla en nuestra evolución como seres humanos y se estima que un 20% de la población lo padece.

–          Dedos de martillo o en garra. Es un tipo de deformidad basada en el encogimiento y consiguiente elevación permanente del segundo o tercer dedo del pie. Se produce como consecuencia de la atrofia de los ligamentos e impide que el dedo realiza los mecanismos de flexión y extensión.

–          Uñas encarnadas. Este problema se produce cuando los bordes de la uña crecen clavándose en la carne del pie o tejidos blandos provocando infección e inflamación. Es muy doloroso y se recomienda siempre acudir a un especialista. Es consecuencia de un inadecuado corte de uñas o el acarrear con un mal calzado.

 

Cuando alguna de estas u otras patologías se ve agravada por el paso del tiempo sin medidas preventivas de por medio, por generación de mayores infecciones o empeoramiento natural del problema, el simple hecho de andar puede suponer un gran esfuerzo. Por ello, puedes contar con Interdomicilio, quien te facilita el contacto con un podólogo a domicilio, para que no tengas la necesidad de desplazarte mientras sufres por el dolor a cada paso que das. Llámanos y consulta nuestros servicios o contacta con nosotros mediante la web:

Contactar

No Comments

Post A Comment

15 − dos =

Llama ahora
Contáctenos