Trucos del hogar: limpiar el microondas con limón

Trucos del hogar: limpiar el microondas con limón

El microondas es por defecto uno de los electrodomésticos más recurridos –especialmente ante urgencias, y que por tanto –y también por desgracia, más se ensucian con su uso.

Solemos descuidar su limpieza y también su mantenimiento, porque  ¿cuántas veces se nos olvida colocar la tapa encima del plato?, ¿y cuántas veces nos damos cuenta más tarde, una vez que el tomate ya ha encontrado su sitio en forma de pequeñas manchas en todo el interior del micro?

Lo peor de todo, claro, son las consecuencias, especialmente cuando no retiramos las manchas nada más que se han diseminado. Pero este truco, te ayudará no solo a limpiar tu microondas, sino a mantenerlo impecable, con muy pocos utensilios ¡y no te llevará apenas tiempo!

¿Qué necesitaremos para limpiar el micro con limón?

  • Un bol apto para introducir en el microondas
  • Un trapo
  • Producto lavavajillas
  • Amoníaco
  • Medio limón

Limpiar el micro con limón ¿cómo hacerlo?

Es muy fácil, lo conseguirás en estos 6 pasos:

  1. Llena el bol con agua del grifo e introduce el medio limón
  2. Mete el bol en el microondas durante 10 minutos. Este tiempo será el suficiente para que el vapor que se desprenda de la mezcla ayude a desinfectar el interior del microondas
  3. Una vez finalizado el tiempo, abre la puerta del microondas con cuidado (puede salir vapor en exceso), y retira el bol también con las precauciones necesarias para no quemarte. Puedes ayudarte de una manopla o trapo.
  4. El vapor habrá hecho que las manchas sean más fáciles de retirar. Pasa un trapo seco por las paredes del interior del microondas
  5. Retira el plato del microondas y lávalo con tu producto lavavajillas habitual.
  6. No te olvides del exterior. Si el microondas es de acero inoxidable, podrás utilizar un trapo previamente humedecido con unas gotitas de amoníaco.

Otra manera de realizar el proceso, es introducir en el bol con una mezcla de agua, tu producto limpiador genérico común (apto para el microondas) o un poco de amoníaco jabonoso, y unas gotitas de zumo de limón.

Esta tarea es muy sencilla y no nos costará apenas tiempo porque mientras transcurren esos 10 minutos,  podemos aprovechar para adelantar en otras tareas de la limpieza de la cocina. Podemos replicar el proceso una vez por semana para mantener impecable nuestro micro, aunque siempre en función del uso que hagamos del microondas.

No Comments

Post A Comment

uno × uno =