La medicina preventiva más amigable: nuestras mascotas.

La medicina preventiva más amigable: nuestras mascotas.

file000527413496
Las investigaciones recientes revelan que los beneficios de tener mascotas en el hogar van mucho más allá de la mera diversión; su compañía tiene multitud de efectos positivos para nuestra salud fuera de las alegrías que nos proporcionan.

Numerosos estudios han demostrado que cuando acariciamos a nuestras mascotas la tensión arterial se reduce generando además un efecto de relajación en nuestro organismo. Su compañía ayuda también a estabilizar las concentraciones de colesterol en la sangre y puede mitigar la incidencia de enfermedades cardiovasculares. En cómputo total, las personas que conviven con animales recurren al médico hasta un 15% menos que las personas que no son dueñas de mascotas. Además no solo ayudan a mitigar problemas de salud sino que también favorecen la recuperación de enfermedades: las personas que poseen animales de compañía sufren una rehabilitación más pronta cuando afrontan problemas como infartos u operaciones quirúrgicas.

Como ya hemos mencionado, la convivencia con una mascota hace que nuestra presión arterial se frene, lo cual dificulta la aparición de patologías mentales como el estrés y la depresión. En general, el estado de ánimo crece de mano de los animales de compañía: nos hacen sentirnos útiles y eso incrementa nuestra autoestima. La mítica afirmación de “El perro es el mejor amigo del hombre” queda justificada por su lealtad y es que nuestras mascotas siempre nos escuchan y nunca nos juzgan, lo cual genera un vínculo inigualable entre el ser humano y el animal. El 70% de los dueños aseguran que nunca se sienten abatidas por sentimientos de soledad y se conciben a sí mismas como personas más confiadas, protegidas y seguras.  Su compañía no solo mitiga este sentimiento de ausencia sino que también estimula la comunicación: ayudan a establecer contactos sociales conociendo más fácilmente a otras personas.

Por otro lado, la convivencia con un animal tiene beneficios para nuestros hijos, quienes aprenden valores como el respetar la vida animal, la amistad o la responsabilidad. Favorece asimismo la comunicación con los demás familiares.

También nos ayudan a alcanzar un mayor bienestar físico gracias a que, debido a su compañía realizamos de manera inconsciente más ejercicio físico. Las probabilidades de alcanzar un recomendable nivel de actividad física mejoran puesto que el promedio de minutos de dedicación a esta aumentan en 55 minutos por semana en las personas que poseen mascotas. El simple hecho de ejercer nuestro deber de sacarlos a la calle hace que en muchas ocasiones despeguemos la mirada del televisor para dar un agradable paseo, que en caso contrario no hubiéramos realizado.  Por otro lado, muchas personas suelen disfrutar de la compañía de su can en el momento de salir a correr: su compañía puede suponer un estímulo en la decisión de ejecutar este tipo de actividades.

En general, los animales de compañía están considerados como una medicina preventiva en multitud de aspectos de la vida y muchas son las personas que hoy en día disfrutan de esos beneficios; la posesión de un círculo adecuado de amistades influye en el bienestar disminuyendo la tristeza y mejorando la felicidad. Al fin y al cabo, ¿qué mejor amigo que nuestra mascota?

Contactar

No Comments

Post A Comment

Diez + 1 =