Contratar a una empleada interna (I)

Contratar a una empleada interna (I)

empleada del hogar internaContratar a una empleada interna ya sea para el cuidado de nuestros mayores o para el cuidado de niños puede resultarnos complicado si decidimos llevarlo a cabo pro nuestra propia cuenta al desconocer la legalidad vigente, el régimen especial al que se suscriben estas actividades y gestionar el trasfondo que esta importante decisión conlleva.

A continuación, desvelamos algunas de las claves que te ayudarán en el proceso de contratación y elección de tu empleada interna.

La regulación y contratación legal de las empleadas internas

A la hora de contar con una empleada interna, debemos formalizar el contrato según los requisitos que la ley impone en el momento en el que el que se efectúa la transacción y realizar la inscripción de la empleada en el Registro General de la Seguridad social. Pero no solo eso; además, también debemos estar al día de todas las modificaciones que la ley va sucediendo  y proceder a su aplicación.

Una cuestión bien relacionada con cumplir la legalidad vigente respecto a la contratación de las empleadas del hogar y que además, gran parte de la población desconoce, son los horarios aplicables y condiciones laborales de la empleada interna.

Pese a su condición de “interna”, el horario de una empleada del hogar es de 8 horas diarias, ampliable a 10 y con jornadas semanales de 40 horas, también ampliables aunque siempre bajo las condiciones que la ley establece. Las empleadas internas, como cualquier otro trabajador, disponen de sus vacaciones semanales obligatorias, que deberán otorgarse además preferiblemente de manera continuada y al igual que en el caso anterior, cumpliendo el mínimo de horas que la ley exige.

El concepto de empleada del hogar disponible las 24 horas del día, los 7 días de la semana no tiene cabida en la legalidad vigente como respeto a los derechos de los trabajadores, aunque ciertas familias con cargas familiares relevantes como personas dependientes, necesiten de un apoyo en cada momento.

Debemos recordar que el bienestar de nuestros enfermos a quienes las empleadas internas cuidan o el agradable entorno en una vivienda en la que contamos con un servicio doméstico de manera continuada, pasa también por el buen trato, respeto y buenas condiciones de trabajo de nuestra empleada. Por ello, la solución no debe ser optar por no regular ni contratar ilegalmente a la empleada para poder exigirle disponibilidad los 365 días del año; la respuesta a este problema pasa por buscar otras soluciones que cubran nuestras necesidades de manera continuada, como por ejemplo, contar con la suplencia de otra empleada, esta vez de carácter no interno.

Aclarado estos aspectos, el siguiente paso es decidir cómo seleccionamos a la empleada. En la segunda parte de nuestro post “Contratar a una empleada interna” te contaremos algunos consejos para afrontar la elección y optimizar el proceso de decisión.

¿Te gustaría conocer más información?  ¿Te has decidido a regular a tu empleada del hogar pero no conoces a profesionales que puedan ayudarte?

Contacta ya con nosotros a través de la web que aparece a continuación o acércate a tu oficina de Interdomicilio más cercana. Si lo prefieres, puedes seguir conociendo más información en “Contratar a una empleada interna (II)“.

Contactar

No Comments

Post A Comment

dos + 9 =

Llama ahora
Contáctenos