Un perjuicio para tu salud: las malas posturas.

Un perjuicio para tu salud: las malas posturas.

file000752775058_phixrPodemos definir una mala postura como cualquiera que fuerce nuestro cuerpo a adoptar una posición que resulte incómoda, que aumente la tensión muscular y provoque riesgo de compresión de los nervios de la zona de los hombros y del cuello. La habituación de adoptar unas malas posturas puede resultar muy perjudicial para nuestra salud y es capaz de afectar no solo a nuestro ámbito fisiológico sino también al mental, generando estrés y facilitando la aparición de patologías depresivas. La función de la columbra vertebral es la de proteger a la médula espinal, por lo que algunos traumatismos en esta primera pueden reducir nuestra calidad de vida de una forma drástica.

La adopción de malas posturas es susceptible de darse en todos los momentos de nuestro día: desde no caminar lo suficientemente erguido hasta sentarse de una forma inadecuada en el sofá de casa pueden producir trastornos a largo plazo. Concretamente, son comunes los problemas en personas que deben acogerse a posturas incómodas por su trabajo, coger peso, agacharse… aunque también lo son en personas que deben permanecer sentadas periodos prolongados de tiempo. De hecho, investigaciones recientes afirman que la postura de estar sentado es la que genera más estrés e impide la adecuada circulación sanguínea. El tiempo en el que permanecemos en esta posición, los músculos del pecho empujan la columna y hacen que los hombros se abalancen hacia adelante, lo cual provoca que los músculos de la espalda se aflojen y debiliten; esta es la típica postura de jorobado. No nos debe de extrañar que esta sea una de las mayores afecciones que sufrimos puesto que, según estudios recientes el cuerpo humano está sentado entre 8 y 10 horas en todo el día, es decir, alrededor de un 40% del total.

Cuando andamos o estamos sentados solemos adoptar una postura con el cuerpo demasiado agachado, como hemos mencionado antes, o demasiado erguido. Ambas opciones son malas y dificultan la respiración, comprimen los órganos de la digestión provocando molestas y pueden traer consigo problemas de lumbago.

El momento de dormir también se acoge a gran probabilidad de riesgo de tomar una postura inadecuada. ¿Cuántos de nosotros nos hemos despertado con unos dolores de espalda horribles tras una noche dando vueltas en el colchón sin poder conciliar el sueño? Las malas posiciones mientras dormimos no solo pueden ser causa de dolores de espalda sino que también pueden generar trastornos psicológicos. Una investigación realizada en Pittsburgh reveló que las personas que se recostaban sobre su lado derecho en la cama manifestaban una sensación más agradable tras el sueño que las que lo hacían sobre su izquierdo; un 40,9% se sentía bien frente a un 14,6% del segundo grupo. Apoya la cara contra la almohada provoca una posición perjudicial si estamos boca arriba puesto que tensa nuestros músculos del cuello demasiado pero también se ha estudiado que genera mal humor al despertar puesto que nuestros movimientos de cara afectan en nuestro estado de ánimo.

Los malos hábitos de posturas pueden generar con el paso del tiempo importantes problemas para la salud  y enfermedades irreversibles para la columna vertebral. Una adecuada habituación es fundamental para evitar estos problemas aunque también es aconsejable visitar a un fisioterapeuta si esta práctica no ha servido para remediar las molestias y si sentimos dolores continuados en la espalda.

Contactar

No Comments

Post A Comment

5 × 4 =