Ideas para usar bien el congelador

Ideas para usar bien el congelador

Espinacas congeladasLas múltiples ventajas que ofrece el congelador nos ayudan a seguir el ritmo tan ajetreado del día a día. Puede ayudarnos a mantener un guiso exquisito de nuestra madre, conservar comidas más características de otras estaciones, pero sobre todo, facilitarnos en ocasiones puntuales un menú rápido y saludable cuando estamos muy ocupados y no hemos tenido tiempo para cocinar.

Para aprovecharlas al máximo, te contamos las mejores ideas para usar nuestro mayor aliado de la mejor manera posible y de manera ordenada.

Consejos sobre el uso del congelador

– Conviene guardar los alimentos en recipientes herméticos o en bolsas adecuadas para congelar con un buen cierre, porque nos ayudarán a que se conserven mejor evitando la contaminación entre ellos, y nos permitirán almacenarlos ordenadamente. Además, una idea muy útil es ponerles alguna etiqueta para más tarde recordar lo que contienen, así podrás revisar  lo que tienes o encontrar rápidamente los que estés buscando. Nunca sabes cuánto tiempo estarán en el congelador.

– Comidas tales como las sopas, estofados y cremas se congelan muy bien, pero procura evitar  los platos que contengan porciones de patatas bastante grandes. Otros platos que pierden algo de carácter son los realizados con pastas cocidas, ya que al descongelarse pierde parte de textura. Descubre otros alimentos que pueden congelarse y que no sabías.

– Para evitar la total descomposición de los alimentos, éstos deben estar a -30ºC.  Los congeladores están diseñados para mantener los  -18ºC,  temperatura que ralentiza su descomposición pero no termina de impedirla. Por ello, no podemos guardar los alimentos de forma indefinida en el congelador.

– Nunca metas alimentos calientes, porque harás que el congelador trabaje más, gastando más energía y provocando que la comida tarde en congelarse más de lo necesario, con lo que se podrán formar placas de hielo y hacer que afloren más bacterias. En uno de nuestros post anteriores puedes repasar las recomendaciones sobre cómo descongelar el congelador, en el caso de que esto ocurra y debas recurrir a ello.

– Debemos recordar que el agua aumenta de tamaño al congelarse, así que a la hora de envasar al vacío siempre deberemos dejar un espacio adicional para dejar que esto ocurra. Por eso cuando congelemos platos que tengan mucho líquido nos acordaremos de no llenar demasiado los tápers.

– Siempre agradecemos tener alguna comida preparada para esos días en los que estamos más cansados o la nevera está vacía. Podemos aprovechar y preparar cantidades de más cuando cocinemos. De esta forma, podemos congelar raciones para utilizar más adelante.

– Otro truco muy práctico es congelar en recipientes pequeños la parte restante de ciertos alimentos como la cebolla, berenjena y pimiento, cuando preparamos algún sofrito y no los empleamos por completo. Así no veremos cómo se nos van pudriendo en la nevera mientras no los necesitamos, y los aprovecharemos para la próxima quedando perfectos y listos para usar, sin que vuelva a ocurrir esta misma situación.

– En el caso concreto de la carne picada, es recomendable congelarla cocinada, si por ejemplo vamos a preparar albóndigas, en vez de cruda. En cuanto al pan, es preferible congelarlo en rebanadas de forma individual.

No Comments

Post A Comment

4 × tres =