6 consejos para evitar la depresión en los mayores

evitar-depresion-mayores

6 consejos para evitar la depresión en los mayores

evitar depresion mayoresSe dice que todas las etapas de la vida tienen “su momento”; en todas ellas se experimentan cambios y la felicidad llega de maneras diferentes. Decirlo, es fácil, pero acostumbrarse, quizás no lo es tanto. Es por eso por lo que las personas mayores son unos de los colectivos más afectados por la depresión. Pero, ¿cuáles son los factores concretos que hacen que la depresión sea mayor en las personas mayores?

¿Por qué los mayores son proclives a tener depresión?

No todas las personas asumen de manera positiva superar la barrera de los 65 años. A esta edad, se producen cambios sustanciales en el estado de vida tales como:

  • Pérdida de seres queridos
  • Pérdida de autonomía y sentimiento de inutilidad
  • Cambios físicos, hormonales y emocionales
  • Alteración de la rutina
  • Cambio de residencia y separación de los descendientes

Estos cambios, crean una situación propicia para la depresión, en un entorno de negativismo y no aceptación de las nuevas condiciones. ¿Cómo paliar estos sentimientos?

Consejos básicos a partir de los 65

  1. Mantener el contacto con hijos, familiares y amigos. Estudios recientes, arrojan unas cifras realmente alarmantes que dejan ver cómo las relaciones sociales pueden afectar a nuestro estado emocional, y por ende, a nuestra salud mental. En concreto, la Universidad de Salud y Ciencia de Oregón (EEUU) afirma que el riesgo de depresión de una persona mayor se duplica cuando no existe apenas contacto personal (cara a cara) con familiares o amigos y que las relaciones vía carta, email o teléfono, apenas influyen en las posibilidades de padecerlo. ¿Están las nuevas tecnologías jugándole una mala pasada a la tercera edad?
  2. Mantener relación con personas de la misma edad. Optar por centros para personas mayores, a reuniones de amigos, a clubs de actividades propias, etc, pueden considerarse buenas opciones para establecer contacto con personas de la misma edad y condición. Estos momentos, pueden trabajar como terapias de grupo informales, en las cuáles, las personas comparten su situación y experiencia con otras personas que pueden realmente, empatizar con ellos.
  3. No olvidar la actividad física. El envejecimiento de nuestro cuerpo lo es aún más si nos allanamos en el sofá frente a la televisión. Es fundamental optar por un envejecimiento activo el mayor tiempo posible; subir las escaleras en lugar de coger el ascensor en la medida de lo posible, salir a pasear, hacer clases de gimnasia…
  4. No dejar que la memoria se apague. Actividades culturales, de lectura, talleres de memoria, e incluso hacer pasatiempos… todas ellas fomentan la capacidad de memoria y permiten a la persona conservar un buen estado de ánimo. Además, una memoria activa y motivada día a día es la mejor pasarela para un envejecimiento de calidad.
  5. Reorientar la alimentación. A nivel nutricional, también es importante realizar ciertos cambios que impidan a las personas caer en enfermedades como la obesidad, la diabetes e incluso evitar la depresión. La fruta rica en vitamina C como los cítricos, el arroz integral, la avena o el pescado azul son alimentos que pueden prevenir dichas patologías. Es necesario tener precaución e ingerir con rigor ciertos alimentos con grasas saturadas, carbonatados, así como productos con cafeína. Más acerca de la alimentación en las personas mayores en “Evitar ingestas excesivas en las personas mayores es fundamental“.
  6. ¡No perder la sonrisa! Ante la depresión, es fundamental contar con un entorno favorable, apoyo y comprensión de los familiares y amigos que no dejen que el estado de ánimo sea negativo. Sonreír y reírse es una de las mejores armas contra la depresión. Además, exponerse al sol es fundamental para mantener unos buenos niveles de magnesio y calcio de los huesos, debido a la vitamina D que desprende… Además, también lo es para que nos sintamos felices puesto que nos ayuda a producir melatonina, también denominada como la “hormona de la felicidad”.

 

No Comments

Post A Comment

quince − Ocho =