¿Empleada interna o residencia?

¿Empleada interna o residencia?

empleada interna o residenciaEl envejecimiento es algo inevitable que debemos de asumir, aunque seguro que decirlo es mucho más fácil que hacerlo. La aceptación de entrar en una etapa de la vida diferente, en la que nos podemos encontrar con numerosas dificultades, especialmente procedentes del estado de salud, resulta complicado, tanto para quien lo sufre en primera persona, tanto como para las personas que han estado  siempre a su lado; sus hijos y familiares.

Desde la perspectiva de las personas que van observando desde fuera esa gradual pérdida de reflejos, memoria y en general, de capacidad para enfrentarse al entorno diario, puede ser difícil pero aún así, es necesario tomar una decisión eficaz frente al asunto. Y es que llegado un punto, muchos de nosotros debemos plantearnos, ¿empleada interna o residencia?

A la hora de decantarnos por una de las dos alternativas ante una solución que no podemos resolver por nosotros mismos ni en conjunto con nuestros familiares, es preciso considerar multitud de factores. Ser conscientes de que esta decisión determinará el futuro de nuestros mayores y condicionará su bienestar debe ser el primer paso que tener en cuenta.

A parte de esto, al comenzar a valorar las ventajas y desventajas de ambas alternativas debemos considerar primero el estado de dependencia de nuestros mayores. Si planeamos que va a ser necesario requerir de multitud de instalaciones especializadas por importantes dificultades de movilidad que requieran elevadísimos desembolsos monetarios, durante un periodo de tiempo corto o difícil de estimar, quizás debamos plantearnos más seriamente la opción de la residencia. Pero si por otro lado, la condición de nuestros mayores no es esa, es aconsejable hacer un buen balance de la situación de manera previa.

Generalmente, las personas mayores se niegan a abandonar su hogar. Debemos entender esto como algo normal, practicando la empatía y entendiendo que sienten miedo a enfrentarse a algo totalmente desconocido, comúnmente con personas con serias afecciones, mientras dejan su entorno, el lugar donde han estado donde los últimos años de su vida, repleto de recuerdos y también de comodidades.

La sensación de discriminación o abandono por su parte al tomar esta decisión también puede darse por pensar que con esta solución “nos desentendemos” por completo de su asistencia, y aún más si a la hora de escoger una residencia, por cuestión de calidad o por cuestión de necesidades financieras, elegimos un centro alejado de nuestro hogar. Postergar las visitas, es doloroso para ellos y pueden temerse una situación así al trasladarles a la residencia.

En este sentido, la opción de una empleada interna para el cuidado de los mayores puede resultarles menos fría y más cómoda, mientras se encuentren en su hogar y se sigan sintiendo rodeados de los suyos. El cambio es mucho menso brusco y además, para aquellos que se muestren reticentes incluso a contar con apoyo externo, la inclusión de una interna puede realizarse de manera gradual, empezando primero por lo más básico cuando la persona aún pueda valerse por sí misma, dando pasos progresivos hacia la mayor atención y finalmente, la obtención de la condición de interna.

Además, también es necesario tener en cuenta que el servicio de una interna se basa en el trato totalmente personalizado, individualizado, y que finalmente se fragua una relación personal. Por otro lado, frente al encuentro de discrepancias o falta de entendimiento de ambas partes, encontrar a otra empleada interna como solución se presenta como algo más fácil y sencillo que buscar otra residencia y trasladar a nuestro anciano.

Quiénes se estén planteando la contratación de una interna, seguro se enfrentarán a multitud de dudas, ¿cómo contratar a la interna?, ¿cuánto pagarle a una empleada interna?… y lo más importante: ¿cómo encontrar a una empleada interna de confianza y con experiencia?

Para todas estas personas, en Interdomicilio ofrecemos un excelente servicio de selección de personal, en el cual, basándonos en el perfil de empleada interna que la familia busca, presentamos a tres candidatas de entre las cuales, ellos mismos elegirán a quiénes creen se adapta mejor a su situación, siempre con el asesoramiento de nuestros profesionales. En Interdomicilio te asesoramos acerca del proceso de contratación, trámites a realizar para la inscripción de la empleada, situación, condiciones, salario mínimo… y si así lo requieres, también podemos encargarnos nosotros mismos de la gestión de nóminas y tramitación.

Si estás interesado en contratar a tu empleada interna, no dudes en llamarnos, contactar con nosotros a través de la web que aparece a continuación o acercarte a tu oficina más cercana de Interdomicilio.

Nuestro profesionales te informarán y si así lo deseas, elaborarán un presupuesto gratis y sin compromiso.

No te lo pienses y comprueba lo fácil y sencillo que es contar con tu empleada interna con Interdomicilio.

 Contactar

 

Si te ha gustado este post y estás interesado en contar con tu empleada interna, te recomendamos ver: “¿Cómo funciona nuestro método de selección de personal?”, “Contratar a una empleada interna (I)” y “Contratar a una empleada interna (II)”.

No Comments

Post A Comment

Once − 5 =