El inglés: un reto para muchos españoles

El inglés: un reto para muchos españoles

bandera inglesa. autor: jeltovski

Cuando salimos de las fronteras del sol y calor que nos acogen e intentamos establecer comunicación con cualquier persona nativa intentando chapurrear el inglés mientras los demás turistas polacos, húngaros, portugueses, alemanes se desenvuelven con soltura, es el momento en el que nos preguntamos: ¿Por qué los españoles no dominamos el inglés?

Según los datos extraídos de una encuesta realizada por el INE, apenas un tercio de los españoles afirma tener las nociones básicas para utilizar el idioma; un 35,5%. De este porcentaje, solo el 45% reconoce tener un nivel medio mientras que solo dos de cada diez se manejan en un nivel superior. Y es que, pese a que el 70% de los españoles sabe reconocer la importancia del inglés, solo un 4% lo estudia, según la consultora Ipsos.

La primera teoría a disposición del problema es que en los países con lenguas cuyo número de hablantes es muy grande, como pueden ser Francia, Inglaterra o España no se siente de manera generalizada la necesidad de aprender otros idiomas. Y es que los españoles estamos acostumbrados a encontrar otro continente al otro lado del océano que utiliza nuestra misma lengua y a toparnos con multitud de extranjeros que también la conocen.

El segundo impedimento que encontramos a la hora de estudiar inglés es la costumbre de doblar todas las series, películas, documentales al español. En multitud de países como Hungría,  República Checa  o Portugal los contenidos auditivos en televisión se encuentran en inglés mientras se incorporan subtítulos para facilitar el entendimiento. De esta forma, tanto niños como adultos acostumbrar a oír este idioma cada hora que quieren pasar en frente del televisor.  En otros con conocimientos extensos del idioma, como Holanda o Finlandia, los contenidos dirigidos a adultos se encuentran solo en versión original. Además, el potencial de cambio en España no es fácil; a principio de los años cuarenta se aprobó una ley que prohibía las películas en versión original con el principal objeto de defender el castellano. De esta forma, tanto el arraigo como el importante mercado de doblaje surgido no ayudan evitar este hábito.

Nuestro nivel de inglés pareció despegar hace unas décadas con la proliferación de Escuelas Oficiales de Idiomas que ofertaban buenos cursos de inglés de forma gratuita. Pero esto tampoco resultó ser la panacea puesto que multitud de personas se conformaban con alcanzar el nivel intermedio y decidían dejar estancada su carrera lingüística en este punto. Si es verdad que el la mejoría e interés generalizado por el idioma anglosajón ha crecido en la población de forma que ahora es un rasgo común en multitud de Currículums Vitae la posesión del título First Certificate de la escuela de Cambrigde. Pero como venía comentando, esto suele conformar un consuelo para los españoles del cual pocos deciden evolucionar.

El problema ya no lo encontramos solo en las personas adultas, sino también en los jóvenes. Y es que aunque conforma le edad disminuye los conocimientos en inglés son mayores, el 63% de los alumnos españoles afirman no comprender el inglés oral al finalizar la ESO, según el Estudio Europeo de Competencia Lingüística (EECL). Además, el 31% no alcanza el nivel A1  en comprensión lectora que engloba los conocimientos más básicos, el 33% obtiene el nivel y solo el 13% ha adquirido el aprendizaje del A2 con el cual es capaz de comunicarse de forma sencilla sobre temas cotidianos. Según el presidente de la Asociación de Padres y Profesores de Cataluña, el sistema educativo debe dar un salto cualitativo y dejar de enseñar inglés como una lengua e impartirlo como una habilidad básica. Y es que según las afirmaciones de los padres, los niños no adquieren en el colegio el nivel necesario de inglés, por lo que muchos optan por inscripciones en colonias extranjeras y profesores particulares durante el curso académico.

Contactar

No Comments

Post A Comment

seis + 12 =