¿Cómo nos afecta el otoño?

¿Cómo nos afecta el otoño?

Como nos afecta el otoñoHoy, día 23 de septiembre comienza oficialmente el otoño. Según los cálculos del Instituto Geográfico Nacional, ha sido a las 10:21 (hora peninsular) cuando hemos recibido a esta estación en el Hemisferio Norte, mientras que en el Sur han recibido a la primavera. Este otoño, durará exactamente 89 días y 20 horas, tocando su fin el próximo 22 de diciembre, cuando dejará paso al invierno.

El otoño, comienza siempre en el instante en el que el planeta Tierra pasa por una posición determinada de su órbita alrededor del sol, según explican los expertos. Es en este punto el que se denomina equinoccio de otoño y en él tiene lugar al día en el que la duración del día y la noche coinciden prácticamente. Es decir, que a partir de hoy, las horas sin luz comenzarán a ganar terreno sobre el sol a lo largo del día.

El otoño destaca así por ser una estación en la que la luz se acorta; el sol sale por las mañanas un minuto más tarde que el día anterior, mientras que por la tarde, nos deja dos minutos antes cada día.

A la par que este fenómeno, llega el descenso de las temperaturas, se incrementan los días de lluvia, y la rutina se instala entre nosotros tras un intenso verano –especialmente, en cuanto a altas temperaturas se refiere. Este conjunto de hechos, hace que no todos recibamos esta nueva estación con la alegría que merece. Comienza para algunos, una época de adaptación y astemia otoñal.

¿Qué es la astemia otoñal y cómo combatirla?

La astemia otoñal se produce como una respuesta natural de nuestro cuerpo a las nuevas condiciones que este nuevo tiempo nos impone y se traduce en debilidad o fatiga general, que impide realizar  las tareas comunes, afectando a nuestro estado de ánimo, alteración del hambre, falta de concentración ,irritabilidad, proliferación de sensaciones de tristeza…

Recordemos que el sol es un antidepresivo natural, puesto que ayuda a generar serotonina, una hormona que regula nuestro estado de ánimo y también melatonina, que influye en la temperatura corporal, sueño o energía. Con la llegada del otoño, podemos sentirnos más cansados, sentimos antes la sensación de sueño y nos sentimos más tristes.

La astemia otoñal se trata de un síndrome leve y de carácter temporal que puede durar solo unos días, pasando muchas veces desapercibido, aunque en ocasiones puede alargarse semanas. Afecta al 6% de la población, especialmente a mujeres entre 20 y 50 años, y a personas con tendencias depresivas, mientras que personas mayores y niños suelen ser los menos afectados.

¿Cómo hacer para evitar o disminuir los efectos de la astemia otoñal? Muy sencillo. En general, es recomendable retomar los hábitos de una vida activa y saludable –decimos retomar, porque somos muchos quienes nos olvidamos de ellos durante los meses de verano. Es necesario afrontar esta nueva etapa con positividad, esperando las buenas cosas que la actividad nos depara, comenzar nuevos proyectos…es el tiempo ideal para cambiar las salidas continuadas por trabajos que nos permitan ejercitar la mente con actividades intelectuales; la satisfacción puede ganarse desde muchas vías diferentes.

Por otro lado, es aconsejable llevar una alimentación saludable, basada especialmente en frutas, verduras, proteínas, cereales y legumbres que nos aporten las vitaminas que necesitamos. Evitar las grasas y retomar un horario adecuado de comidas, también nos puede ayudar. Es aconsejable también fraccionar la ingesta total del día en 5 veces.

Por supuesto, para los adeptos al ejercicio físico, este es un excelente momento para retomarlo. Entre 30 y 60 minutos de actividad física diaria pueden ayudarnos a mantener no solo la figura, sino también nuestra mente. Realizar deporte nos permite liberar endorfinas, una sustancia que regula “nuestros niveles de felicidad”.

Otros consejos que te pueden ayudar a evitar que la astemia otoñal te afecte, son aprovechar las horas de luz natural para salir a dar un paseo, disfrutar de buena compañía…; respetar los patrones de sueño para dormir 8 horas, intentando mantener los horarios para acostarnos y levantarnos, y evitar sustancias excitantes como el tabaco, el alcohol, la cafeína o la teína.

 

Contactar

No Comments

Post A Comment

quince + 14 =