Cómo cuidar los muebles de exterior

servicio-domestico-interdomicilio

Cómo cuidar los muebles de exterior

Los muebles y complementos para tu terraza o jardín, necesitan cuidados especiales, ya que se encuentran sometidos a las inclemencias climatológicas. Con la llegada del buen tiempo, tus exteriores son el lugar idóneo para comidas familiares y entre amigos, durante tus periodos de ocio y relax. Después del duro invierno, es hora de que luzcan en un perfecto estado. Por ello, te ofrecemos unos trucos básicos para conservarlos y repararlos, manteniendo tus muebles de exterior en condiciones óptimas.

Muebles de resina y plástico

A pesar de ser bastante resistentes, con el paso del tiempo pierden su aspecto brillante y se vuelven blanquecinos. Para mantenerlos impecables, solo has de lavarlos con agua y jabón, acláralos y secarlos parad así evitar que le agua deje manchas ala secarse. Para evitar las consecuencias de la exposición prolongada el sol, cúbrelos con toallas húmedas.

Muebles de fibras naturales

Los muebles fabricados con mimbre, bambú o ratán son mucho más sensibles y que más deterioro sufren, aunque bien cuidados pueden tener una larga vida. A la hora de limpiarlos hay que hacerlo con cuidado para no dañar las fibras. Elimina el polvo con un cepillo, pasando posteriormente un paño humedecido con agua con unas gotitas de jabón. En el caso de que los muebles sean de caña, enjuágalos con agua salda, para que se mantengan rígidos. Una vez se hayan secado, aplica una capa de barniz de poro abierto, rebajado con aguarrás.

Muebles de hierro, aluminio y forja

 Aunque estos muebles apenas sufran deterioros por las inclemencias del tiempo, pueden oxidarse por la prolongada exposición a la lluvia. Para mantenerlos impecables, aplica una capa de pintura o barniz aproximadamente cada 2 o 3 años. En el caso de que el óxido ya esté presente en el mueble, elimina su rastro con lejía mezclada con agua y un cepillo de alambre. Cuando la capa de óxido es muy gruesa, retírala con la ayuda de un cepillo de cerdas metálicas para que la superficie quede lo más lisa posible. Limpia y seca bien el mueble antes de aplicar el antióxido para evitar que queden grumillos. En el caso de que desees darle un acabado diferente, conviene aplicar previamente una capa de imprimación para que la pintura garre mejor. Puedes elegir distintos colores y acabados como: acabado liso, ideal para bancos y mesas; martelé, recomendado para superficies grandes; forja, el más rústico, habitual en barandillas, rejas, vallas, etc.

Muebles de madera

Los muebles fabricados con teca, burinba, iroco y otros materiales exóticos, resisten muy bien los efectos del agua y del sol, por lo que necesitan de pocos cuidados. Esto se debe a la protección que les proporciona su propia resina natural. Límpialos de forma periódica con la ayuda de un cepillo y agua con jabón. Aplica una capa de aceite protector o un renovador de madera para que recuperen sus propiedades iniciales, además también ayudaras a protegerlos de los efectos de los rayos ultravioleta y la acción de hongos e insectos. El aceite de teca es un producto ideal para los muebles de madera, ya que nutren la madera e impide que se agriete. Para comprobar si la protección es adecuada, vierte un poco de agua encima de la superficie y comprueba que la madera no lo absorbe.

1Comment
  • Rquel
    Posted at 17:25h, 19 Abril Responder

    Un artículo muy interesante.

Post A Comment

12 − 11 =