Beneficios de la actividad física en personas mayores

Beneficios de la actividad física en personas mayores

Mayores haciendo ejercicio en el parqueCon el envejecimiento aparecen una serie de modificaciones en el funcionamiento de los órganos y sistemas de nuestro organismo, suele producirse una disminución importante de la fuerza y la masa muscular, como consecuencia de permanecer en inactividad por periodos prolongados.

En este sentido el ejercicio físico es esencial para la salud de las personas mayores aportándoles una vida más sana, más equilibrada y más dinámica.

Son múltiples los efectos beneficiosos que la práctica de actividad física regular y controlada produce en la tercera edad:

      Menor incidencia de caídas y fracturas óseas al mejorarse el equilibrio.

 

      Aumenta la fuerza y flexibilidad muscular.

 

      Mejora la ansiedad y la depresión.

 

      Mejora el sueño e induce una sensación de bienestar general.

      Aumenta el gasto calórico del organismo, contribuyendo a la pérdida de peso.

 

      Modifica y previene determinadas enfermedades crónicas, como cardiopatía isquémica, hipertensión arterial, osteoporosis, artrosis, deterioro cognitivo…

 

      Incrementa la capacidad para desarrollar tareas cotidianas y actividades sociales.

 

    Mejora la calidad de vida.

Por otro lado, el ejercicio físico también repercute de forma positiva en aspectos psicológicos al mejorar considerablemente la autoestima, el funcionamiento autónomo, las funciones intelectuales y las relaciones sociales. Además, en los mayores con algún tipo de deterioro físico, la práctica deportiva aumenta la sensación de control y bienestar durante la realización de los ejercicios, por lo que la actividad física es un factor que no sólo contribuye a la mejora de la salud sino a una mejor calidad de vida en estas edades.

No Comments

Post A Comment

1 × cinco =