Arreglar y limpiar las lámparas del hogar

Arreglar y limpiar las lámparas del hogar

En algunas ocasiones, arreglar una lámpara es algo sencillo, pero con las lámparas pasa algo muy curioso… Si vemos que dejan de funcionar, salimos directamente a la tienda a comprar otra ¿No os pasa? Pero ha llegado la hora de que os ahorréis el dinero de una lámpara nueva y lo invirtáis en otras cosas más útiles para vuestro domicilio.

Pasos a seguir

A la hora de hacer reparaciones, tenéis que tener algo muy en cuenta: la seguridad. Antes de hacer cualquier arreglo, tenéis que aseguraros de que la lámpara se encuentra desconectada, y si es una lámpara de techo, verificar que la electricidad está apagada. Recordad que si queréis hacer reparaciones en vuestro hogar tenéis que estar muy atentos a la seguridad.

Una vez verifiquéis que la luz está desconectada, vais a revisar la bombilla. Aunque no lo creáis, es algo muy común que se funda y que pensemos que es la lámpara. Es recomendable tener algunas bombillas en casa para cuando os ocurra esto y poder tenerlas a mano.

Si tenéis una lámpara de sobremesa o de pie, y el problema persiste, deberéis comprobar en otro enchufe para saber si el problema es de la conexión. Agotadas las opciones más fáciles, iremos a una comprobación más complicada. Tendréis que desarmar la lámpara. Esto os ayudará a comprobar que no existe ningún cable roto o quemado, si es así, podéis hacer una unión que arregle el funcionamiento de la lámpara.

Esta última opción la debéis realizar con mucho cuidado. Os recomendamos que si no conocéis bien sobre temas de reparación, nos llaméis y con mucho gusto os ayudaremos.

El último detalle

Como nos encanta mantener limpio vuestro hogar, os diremos de que forma limpiar las lámparas, para se vean más atractivas. Debéis saber que la acumulación de polvo en las bombillas ocasiona que la luz sea muy opaca, disminuyendo la luminosidad y aumentando el consumo.

Como os hemos dicho al principio, tened en cuenta la seguridad. Por eso, apagaremos la lámpara, esperaremos que se enfríe, y sacaremos la bombilla. Luego, con un paño suave, lo pasaremos por toda su superficie hasta dejarla completamente limpia. Si queréis usar además algún producto de limpieza, esperar a que la lámpara esté completamente seca antes de volverla a encender.

No Comments

Post A Comment

2 × 4 =